Museo Heineken Experience

No somos un Museo…..somos la Heineken Experience. De esta manera tan ilustrativa, el Museo de la famosa cerveza ya quiere dejar claro que lo que hay entre sus paredes, no es un Museo al uso. Heineken es una cerveza de renombre mundial, y como tal trata de vender su imagen, su marca y sus excelencias a través de todas las formas posibles. Sin ser un Museo como venimos encontrando por la ciudad, puede ser una buena ocasión para pasar un rato divertido y, sobre todo si somos amantes de esta bebida, una ocasión diferente de adentrarnos en la cultura cervecera y de conocerla a través de diferentes perspectivas. ¿Entramos?....

UN POCO DE HISTORIA

Logo Heineken

Es Gerard Heineken quien, en 1873, guiado por su pasión por la cerveza, compró un terreno, construyó la cervecera y perfeccionó la receta de la que pronto se convirtió en la primera cerveza lager “Premium” en Holanda.

Heineken siempre buscó el éxito asentándose en ingredientes puros y naturales. ¿Sus ingredientes?: la cebada malteada, el agua, el lúpulo y la levadura extra. Esta levadura es, precisamente, la responsable de su delicioso sabor. La receta que lleva manteniéndose desde sus orígenes ha seguido perfeccionándose de mano de los maestros artesanos que, durante generaciones, se han ido poniendo al frente.

A día de hoy se consumen al día 25 millones de Heineken en 192 países diferentes y esta expansión mundial sólo se puede explicar por la pasión que esta familia siente por esta cerveza Premium y no os sorprenderá si os decimos que el Museo al que estamos a punto de entrar es el elegido por los más jóvenes y es el tercer Museo más visitado, su asistencia supera las 1.000 visitas al día…..Lo que está claro es que, al margen de cuanto nos declaremos amantes de la cerveza, la Heineken no deja a nadie indiferente, así que……¡a vuestra salud!

EL MUSEO

Museo Heineken

El Museo Heineken es una exposición interactiva dedicada a la historia y al mundo que rodea a la prestigiosa cerveza. El recorrido se hace por la primera destilería que utilizó la marca. Aunque el edificio, inevitablemente, haya sufrido multitud de reformas hasta convertirse en el Museo que hoy podemos disfrutar, ha sabido mantener su carácter original. En esta conservación, incluso se mantienen sus antiguas y enormes barricas. Cuando la demanda de cerveza creció la planta fue trasladada a otro lugar, en 1991 la cervecería abrió sus puertas con una ruta por la zona de fabricación y el centro de visitantes.

Sobre sus más de 3.000 metros cuadrados podremos recorrer y, sobre todo disfrutar, de las 8 semanas que tarda el proceso de elaboración.

LA VISITA

La Heineken Experience comienza por lo fundamental de la cerveza: los ingredientes. Después del análisis y conocimiento de los mismos, podremos sumergirnos en la experiencia 4D y así saber, por ejemplo, que se siente al ser una cerveza y ser embotellado. También podremos disfruta de un divertido espectáculo interactivo, con varios juegos y paneles interactivos que servirán para que conozcamos curiosidades y datos sobre esta mundial bebida. Siempre es más sencillo memorizar y retener las cuestiones que se nos presentan si se hace de manera práctica y lúdica, y de estas cosas, más o menos, va esta parte del Museo.

Sabed que el lema del Museo que recorremos es “ver, oir, oler, degustar y disfrutar”, y esto no se queda sólo en un lema porque para dar sentido al slogan, la fábrica se equipó con llamativos e interesantes recursos multimedia y así puede hacer que ese ver, oler, oír, degustar y disfrutar, sea una experiencia real que apreciar a través de nuestros sentidos.

Museo Heineken

En la visita nos darán una pulsera (al más puro estilo Resort…) con tres fichas: dos fichas verdes y una ficha blanca, como veis el espíritu de la marca se cuida en todos los detalles. Tras haber recorrido la visita con un repaso por la historia de la empresa, del creador, la fabricación, su evolución, las dos fichas verdes se cambiarán por dos pintas de Heineken y la ficha blanca por un regalo. Eso sí, el regalo no se recoge en el mismo Museo, hay que dirigirse para ello a una “sucursal”.

La visita a esta Experiencia Heineken dura una hora y media, aproximadamente, y además de las visitas guiadas, también hay disponibles audio-guías.

El Museo es accesible para sillas de ruedas y además de ello, para quien lo pudiera precisar, se alquilan sillas de ruedas en el propio local por 100 euros que se reembolsarán al finalizar la visita. Nada más hay que tener el ciudad de reservarlas con 48 horas de antelación. Os dejamos el teléfono del museo por si os fuese en esta apartado de necesidad: +31 20 523 9222.

UBICACIÓN DEL MUSEO

La dirección exacta del Museo es: Stadhouderskade 78, 1072 AE. No tendréis dificultad en encontrarlo, pues se encuentra próximo a la explanada de los museos.

HORARIO Y PRECIO DE LA ENTRADA

El Museo abre todos los días en el siguiente horario:

  • De lunes a jueves de 10.30 a 19.30 (se venden entradas hasta las 17.30).
  • De viernes a domingo de 10.30 a 21.00 (se venden entradas hasta las 19.00).
  • En los meses de Julio y Agosto abren todos los días de 10.30 a 21.00.

El precio de la entrada de adulto es de 16 euros (en el precio se incluyen las dos cervezas y el regalo). Los niños y jóvenes entre 12 y 17 años, pagarán 12,50, y entrarán gratis los niños hasta 11 años. Los menores de 18 años deberán entrar acompañados por un adulto y, evidentemente, no están incluidos en la degustación de las dos cervezas.

Si sois grandes amantes de la cerveza o estáis especialmente interesados, el Museo ofrece una visita Vip, que cuesta 49 euros, y que ofrece además de una visita entre bastidores del Museo, una cata, con un experto en Heineken, de cinco cervezas Premium acompañadas de quesos holandeses y bitterballen (un snack tradicional holandés).