Monumento Nacional de Ámsterdam

Si el lado occidental de la Plaza Dam está presidido por el Palacio Real, en la mitad oriental lo que sin lugar a dudas domina la plaza es el Monumento Nacional, recuerdo de las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial, emblema al que se dirige la mirada de los holandeses cada 4 de mayo y punto de encuentro de ciudadanos y visitantes a lo largo de todo el año.

Los horrores de la guerra

Monumento Nacional de Ámsterdam

El 10 de mayo de 1940 los holandeses sufrieron en primera persona la invasión por parte de las tropas alemanas. El hecho de que los Países Bajos se hubiesen declarado neutrales ante los nuevos conflictos que asolaban el territorio europeo no le valieron para evitar la ocupación nazi, ocupación que se llevó a cabo sin una declaración de guerra previa, por lo que sus habitantes no supieron reaccionar mientras que veían como sus tropas eran reducidas.

Se inicia entonces un período de cinco años de sometimiento a la Alemania de Hitler en el que si bien la ciudad no fue destruida, a excepción de la zona de Amsterdam Norte, donde se ubicaban las fábricas de armamento, y el barrio judío, la ciudad tuvo que hacer frente a la carestía de suministros y a la amenazadora presencia de las tropas alemanas.

Cualquier ciudadano de Amsterdam que se opusiese al invasor corría el riesgo de sufrir un severo castigo. La persecución a la población judía y a quienes les proporcionarán cualquier tipo de ayuda era sistemática. Para hacernos una idea de la barbarie, no hay más que recurrir a los datos: de los más de 80.000 judíos que vivían en Amsterdam al principio de la ocupación sólo sobrevivieron unos 5.000.

Ceremonias en torno al monumento

El 5 de mayo de 1945 es una fecha señalada de la historia de los Países Bajos, pues ese día tuvo lugar la liberación de Amsterdam y gran parte del país por parte de las tropas aliadas (canadienses). Desde entonces, cada 5 años en esa misma fecha se celebra el Día de la Liberación.

Pero es en la víspera de esa fecha se celebra el Día del Recuerdo, o Día de la Memoria. Esta celebración sí tiene un carácter anual, cada 4 de mayo a las 20:00h se celebra una ceremonia frente al Monumento Nacional de Amsterdam en el que los principales representantes políticos y los reyes de los Países Bajos honran con coronas de flores a los holandeses caídos durante la Segunda Guerra Mundial.

Su simbología

Monumento Nacional de Ámsterdam

El que sea el punto de encuentro para turistas y amsterdameses es un monumental conjunto formado por un gran obelisco de 22m de altura tallado en travertino y rodeado de figuras alegóricas cargadas de simbolismo. Este elemento del conjunto recibe el nombre de "de Vrede" ("la Paz"), representada por una mujer y un niño. A sus pies vemos a cuatro hombres encadenados, símbolo del sufrimiento de la guerra, custodiados por otras dos figuras masculinas acompañadas de perros, representan la fuerza y la valentía hacia el invasor y la lealtad del pueblo holandés.

Separados del centro del monumento encontramos dos leones sedentes, o sentados, símbolo de la monarquía. Finalmente, detrás del monumento encontraremos un muro semicircular con doce escudos en su parte posterior, cada escudo protege un nicho donde en su interior se ha guardado tierra de cada una de las provincias holandesas y de las Indias Orientales Holandesas, antigua colonia de los Países Bajos.

El Nationaal Monument, en neerlandés, fue diseñado por J.P. Oud y decorado con esculturas de J.W. Raedecker.

UBICACIÓN

Plaza Dam, Ámsterdam, Países Bajos.

CÓMO LLEGAR

La Plaza Dam se encuentra en pleno corazón histórico de la ciudad, por lo que llegar al Monumento Nacional será muy sencillo. Si nos encontramos en la Estación Central podemos ir caminando por la calle Damrak durante unos 7 minutos.

Si no deseamos caminar, desde la estación podemos recorrer esos 600 metros de distancia en tranvía:

  • Líneas 1, 2, 5, 13 y 17: bajándonos en la parada detrás del Palacio Real, en la calle Nieuwezijds Voorburgwal, y caminando hasta la Plaza Dam.
  • Líneas 4, 9, 16 y 24: bajándonos en la justo antes de la Plaza Dam en la calle Damrak, o en la siguiente parada, ya en la calle Rokin.

LUGARES CERCANOS

  • Museo Madame-Tussauds (50 m).
  • Nieuwe Kerk (130 m).
  • Museo Histórico de Ámsterdam (360 m).
  • Oude Kerk (390 m).
  • Begijnhof (400 m).
  • Casa de Ana Frank (500 m).
  • Estación Central (600 m).