Transporte Público en Ámsterdam

Planificando nuestro viaje con Buendía Tours.

Una de las dudas que nos asalta cada vez que visitamos una ciudad es cómo movernos a través de la misma. En estas líneas pretendemos desde Buendía Tours despejar cualquier duda acerca de cómo funcionan los transportes o su precio en la capital de Los Países Bajos.

En primer lugar se hace necesario hablar sobre la orografía de la ciudad. Y es que Ámsterdam es un lugar extremadamente plano, por lo que caminar no es una mala idea. Pero si queremos ahorrar tiempo en nuestros desplazamientos dentro de la ciudad es bastante recomendable conocer las opciones que tenemos a nuestro alcance:

  • El primer paso a dar es lógicamente la llegada a la ciudad. Y es que desde el aeropuerto de Shiphol AMS la manera más fácil de llegar hasta Ámsterdam es en tren. Podemos encontrar trenes directos hasta la Estación Central, que actúa como puerta de entrada a la frenética vida de la ciudad. Los billetes tienen un coste de entre 3,50 y 4 €, y deben ser adquiridos en las máquinas de color amarillo que encontrará en el propio aeropuerto. Su salida se efectúa de los andenes 1-3, con frecuencia de trenes de casi cada 10 minutos en horarios diurnos. De la una de la madrugada a las seis de la mañana la frecuencia es de alrededor de una hora.
  • Una vez en la Estación Central encontramos un gran abanico de posibilidades clásicas para movernos por la ciudad como son metros, tranvías, bus, etc y alguna otra no tan clásica. En la oficina de turismo que encontramos justo delante de la estación podemos hacernos fácilmente con un mapa de la red transporte público. Con el entramado público podemos llegar sin demasiados problemas a cualquier lugar interesante de Ámsterdam. Si tenemos pensado utilizar el transporte público con frecuencia la opción más adecuada es la tarjeta OV-Chipkaart. Son tarjetas impersonales y recargables con chip (los residentes las poseen personalizadas). Podemos encontrarlas de forma sencilla en kioscos, máquinas y oficinas de la empresa de transporte GVB. La recarga se lleva a cabo en las propias máquinas expendedoras. Muy importante es recordar siempre validar tanto al entrar como al salir, dado que se tarifica por distancia del trayecto. También es necesario tener en cuenta que algunos trayectos exigen un saldo mínimo para poder realizarse.

Si por el contrario sólo utilizaremos el transporte público en contadas ocasiones disponemos de otras opciones. Bien los billetes de viajes simples, con una validez de una hora y con un coste de algo menos de 3 €; o los abonos por 24 horas o superiores, teniendo un coste de alrededor de 8 €. En ambos casos es recomendable comprarlos antes de subir, porque aunque se podrían adquirir a bordo estos billetes conlleva un sobrecoste.

  • Y si hablamos de Ámsterdam una opción siempre será la bicicleta. Una ciudad con más de 400.000 bicicletas en circulación, más 400 kms de carril bici y una preferencia total hacia este método de transporte. Debemos tener muy presente que en Ámsterdam la bicicleta tiene preferencia por encima del resto de vehículos o usuarios de la vía pública. Podremos encontrar diversos puntos de alquiler de bicicletas a lo largo de la ciudad. Los costes son de cuantías diferentes dependiendo del equipamiento que elijamos, pero un alquiler medio de bicicleta puede rondar los 10 € diarios. Es importante la seguridad en todos los sentidos cuando nos movemos por Ámsterdam tanto al circular (llevando siempre las medidas de seguridad adecuadas) como al estacionar la bicicleta, puesto que el robo de las mismas está a la orden del día.

Con estas indicaciones nos será extremadamente sencillo movernos, por Ámsterdam, pero en caso de duda pregunte los guías de Buendía Tours y le resolverán encantados cualquier cuestión.

¡Atención! Este sitio usa cookies.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto