Parque Floral de Keukenhof

Cuando el invierno poco a poco se retira, cuando busca latitudes que enmarcar en sus temperaturas y en sus horas cortas, en ese instante, parece como si nosotros mismos fuéramos despertando de ese sueño de meses invernales. Como si cada capa que nos vamos quitando nos acercará a nuevos caminos inundados de luz y pintados de nuevos colores que no hacen si no invitar a la alegría, a las fotos en medio de las mejores sombras, a los brindis, a los paseos, a los sueños de los atardeceres y a las esperanzas de cada nueva mañana. En Holanda esto ocurre de manera literal. Cuando Holanda se va quitando los abrigos y va dando la bienvenida a la primavera poco a poco va mostrando una nueva cara. Y esa cara, como si de un espejo se tratara, tiene su fiel reflejo en el parque floral de Keukenhof. Al traspasar sus puertas entramos en la primavera. Caminamos entre ella, casi de su mano, amable, sonriente. El parque floral de Keukenhof es algo así, amable, sonriente. Muestra cuanto tiene y lo muestra ataviado de las mejores galas, sin esconder nada, sin guardar nada para más adelante. Quizá porque el parque, mejor que ningún otro sitio, sabe, conoce, lo efímero de una flor, lo errante de una estación, lo inútil que puede ser esperar a mañana. En el parque floral de Keukenhof vale la pena la vida por la vida, el hoy, el paseo del ahora. Las flores que tenemos delante durarán quizá menos de lo que dure la estación y luego las puertas de cerrarán a la espera del rescate de una nueva estación. Pero eso será otro día, hoy el parque abre las puertas y las miles de flores están ahí, no saben que habrá mañana, quizá porque no se lo dijeron, quizá porque el hoy es algo más sencillo de disfrutar que el mañana.

Vamos rumbo a la primavera, Buendía os propone este primer viaje, las flores no duran dos aperturas, pero nuestros caminos son aún muy largos. Ahora, hoy, todo se esconde en un tulipán....

UN POCO DE HISTORIA DEL PARQUE FLORAL DE KEUKENHOF

A falta de una historia más extensa, no deja de ser curiosa la historia de los tulipanes. Esta historia, como casi todas, arranca en épocas muy lejanas y, en este caso, también arranca, como si fuera un cuento, en un país muy, muy lejano. En las montañas de Tian Shan, en el Himalaya, fue donde se encontraron los primeros tulipanes y este hallazgo se lo apuntaron los turcos. En encuentro fue mucho más que fructífero, pues esta flor acabó por convertirse en la preferida de los sultanes. Desde estas lejanas tierras llegaron a Holanda en el siglo XVI. Fue el tesoro que encontraron los botánicos que viajaban en las expediciones que se llevaron a cabo en la Edad de Oro. La historia de los tulipanes, en Holanda, escribe uno de sus mejores capítulos en Lisse. Los terrenos que hoy conforman el parque, fueron en su origen, posesión de Jacoba de Baviera. Keukenhof, traducido resulta “Jardín de la cocina” y este nombre se le atribuye a la propia condesa, que en uno de sus paseos se percató de que los aromas que le llegaban, eran parecidos a los que salían de su cocina. Para formar el parque habrían de pasar aún varios años, debería morir Jacoba de Baviera y debería el parque pasar a manos de comerciantes que supieron ver el valor de lo que a ellos había llegado. En 1840, los arquitectos horticultores, Zocher, el padre y el hijo, pusieron en pie el diseño que serviría como base al parque que habría de llegar a nuestros días.

VISITA AL PARQUE KEUKENHOF

Entre Octubre y Diciembre se plantan los tulipanes que florecerán para cuando nosotros iniciemos la visita al parque floral.

Las fechas para visitar el parque son ahora, ahora que comienza la época de los tulipanes, entre marzo y mayo. En este sentido también debemos tener presente, o al menos debemos tener en cuenta que la floración de los bulbos es algo que guarda una estrecha relación con la climatología. Esto en el parque de Keukenhof es el ritmo vital bajo el que la vida late, por lo que es complicado, si no imposible, prever en qué momento exacto la floración será perfecta. De todas maneras, esto que tampoco os complique la visita, mientras el parque permanece abierto, las manos de los jardineros encargados de él, vigilan que todo luzca de la mejor manera, incluso si a veces a la climatología hay que mandarle un cable...

Y ahora entramos en Keukenhof, 32 hectáreas, 15 kilómetros de senderos, más de 7 millones de bulbos (todos plantados a mano) y más de 2500 árboles pertenecientes a más de 87 variedades, nos están esperando. Entramos así en el jardín de flores más grande y, probablemente, más bonito del mundo.

Aunque en el parque los tulipanes sean los protagonistas indiscutibles de este rincón de Holanda, también hay flores e híbridos igual de bellos. Además, en esta comparsa, no podemos dejar de mencionar los molinos, los lagos, las fuentes, el gran canal y por supuesto el gran mosaico de flores, una de las atracciones del lugar.

El parque floral está formado por cuatro pabellones y paseando por ellos, descubriréis que cada uno de ellos se corresponde con un miembro de la familia real neerlandesa de los Oranje:

  • Oranje Nassau
  • Willem Alexander
  • Komngin Beatrix
  • Komngin Juliana

En la visita al parque también podremos encontrar puntos (invernaderos) en los que poder comprar bulbos y semillas para llevarnos de vuelta a casa una parte de esta Holanda tan primaveral, tan linda y tan especial.

También hay diferentes servicios que están previstos para hacer nuestra visita al parque más agradable y, en todo caso, más cómoda:

Restaurantes y lugares de comida en los que reponer fuerzas y espacios pensados para que organicemos un pic nic en plena consonancia con la naturaleza.

  • Aseos para niños y aptos para sillas de ruedas
  • Taquillas en las que poder dejar ropa, equipaje...
  • Wi-FI gratis.

TEMÁTICA PARQUE FLORAL KEUKENHOF 2017

Cada año el parque floral abre las puertas a los visitantes con un tema diferente, lo que en la práctica resulta que cada año la visita es diferente a la visita del año anterior, pues nunca es el mismo.

Este año el parque repasa y revisa el trabajo y la trayectoria de diseñadores holandeses tales como Mondriaan o Rietveld.

El gran mosaico de flores, atractivo principal del parque al que antes os hacíamos referencia, estará formado por 250 metros cuadrados de tulipanes, rindiendo también su particular homenaje al diseño holandés.

Sobre este diseño también versarán los espectáculos de flores del pabellón Oranje Nassau.

EVENTOS EN LOS JARDINES KEUKENHOF

Además de pasear, conocer y deleitarnos con las miles de flores y las cientos de estampas del entorno, durante los dos meses que está abierto el parque ofrece al visitante diferentes actividades:

  • 25-26 de Marzo: música en Keukenhof
  • 31 de Marzo-2 de Abril: fin de semana de la tradición holandesa
  • 7-9 de Abril: marcado floral
  • 14-17 de Abril: parque para los niños
  • 22 de Abril: exposición de flores
  • 24-30 de Abril: semana del diseño
  • 6-7 de Mayo: festival de flores y comida
  • 13-14 de Mayo: romance en Keukenhof
  • 20-21 de Mayo: festival de flores y moda

UBICACIÓN

Stationsweg 166A, 2161 AM Lisse, Países Bajos.

APERTURA PARQUE FLORA DE KEUKENHOF 2017

Este año, el parque permanecerá abierto desde el 23 de Marzo hasta el 21 de Mayo y durante estos días el horario será desde las 08.00 hasta las 19.30. Las taquillas en las que podremos comprar las entradas abrirán desde las 08.00 hasta las 18.00.

PRECIOS

La entrada al parque tendrá un coste de 16 euros para los adultos, 8 euros para los niños entre los 4 y los 11 años y entrarán gratis los menores de 4 años.

¡Atención! Este sitio usa cookies.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto