El museo Van Gogh

on Miércoles, 27 Marzo 2019. Posted in Holanda, Ámsterdam

El Museo Van Gogh - Buendia Tours - Amsterdam

Pocos artistas en el mundo han dejado una huella como la que dejó el neerlandés Vincent Van Gogh. Y como no podía ser de otra manera, Ámsterdam una de las ciudades europeas con mayor concentración de museos, tiene uno completamente dedicado a este pintor y sus contemporáneos. El museo Van Gogh está localizado en el sur de Ámsterdam, justo al lado del mismísimo Rijksmuseum y realmente merece una visita para conocer un poco más sobre la vida de este ícono del postimpresionismo.

El museo, que contiene la mayor colección de trabajos del artista, abrió sus puertas al público el 2 de junio de 1973, y ha tenido una vida bastante alterada. En 1991 unas 20 pinturas fueron robadas del museo, tan solo para ser encontradas en un coche abandonado 35 minutos después del robo.

En 2002 el museo Van Gogh fue nuevamente víctima de un robo, pero esta vez solamente dos piezas fueron robadas. Valuadas en unos US$ 30 millones, ambas piezas fueron encontradas en septiembre de 2016 en Italia, por suerte, en buen estado.

Con un nombre que inspira tanta fuerza, el museo Van Gogh es el segundo museo más visitado de los Países Bajos, con 2.1 millones de visitantes en 2016 (el más visitado es el Rijksmuseum) y el número 26 en todo el mundo.

No solo pintura

Uno podría imaginarse que en un museo dedicado a un pintor se encontrará exclusivamente con pinturas. Esto no podría estar más alejado de la realidad. El museo Van Gogh contiene una de las colecciones más grandes de cartas firmadas por Vincent, compuesta por 700 cartas. Muchos dicen que si Van Gogh no se hubiera dedicado a la pintura, habría sido un gran escritor. Las cartas escritas a su hermano Theo y otros artistas, como Gauguin, son una clara prueba de ello.

Los dibujos tampoco son pocos. Unos 400 bocetos de futuras pinturas y esquemas, así como cartas ilustradas, conforman el resto de la exposición permanente del museo que, en contraposición, cuenta con solamente 200 pinturas.

Una serie de esculturas firmadas por Auguste Rodin y Jules Dalou, así como pinturas de Émile Bernard, Paul Gauguin, Édouard Manet, Claude Monet, Georges Seruat y Henri de Toulouse-Lautrec, entre muchos otros, completan la colección del museo. Todos estos artistas están de alguna u otra manera relacionados con Van Gogh, y sus obras se exponen aquí para brindarnos una mayor perspectiva para entender su vida.

Los destacados

Con tantas piezas queriendo llevarse nuestra atención, y a veces con tan poco tiempo para dedicarle al museo, es necesario hacer algunos destaques del museo. Una de las infaltables es la colección de Girasoles. Durante su período en Arles, al sur de Francia, Van Gogh pintó cinco grandes lienzos con girasoles en floreros. La colección se encuentra esparcida por el mundo, pero el museo que lleva su nombre conserva al menos una de sus piezas más reconocidas.

Los comedores de patatas es otra de sus piezas más interesantes y reconocidas. Lúgubre pero compleja, mediante esta obra Vincent buscaba representar la dureza de la vida de campo. Campesinos comiendo las patatas que ellos mismos recogieron de la tierra con sus propias manos, disfrutando de la cosecha de su propio trabajo. Al menos esa es la explicación que deja en algunas de sus correspondencias.

Su dormitorio en Arles también ha dado que hablar. La casa amarilla localizada en el número 2 de la Place Lamartine en Arles ha sido el motivo de muchos de sus trabajos. Su dormitorio fue su estudio y pieza de investigación para nuevas técnicas y prácticas. Uno de los detalles interesantes de esta pieza son las paredes, en las cuales se pueden ver sus propias pinturas colgadas, tales como su reconocido autorretrato y algunos paisajes.

Y cómo no, uno de los motivos que más aparece en las piezas de mercancías, el Almendro en flor. Ramas florecidas contra un cielo azul, uno de los temas favoritos del artista. Un símbolo de la primavera y de la nueva vida. La historia detrás de estas piezas tiene como motivo la celebración del nacimiento de su sobrino Vincent, hijo de su hermano Theo y su cuñada Jo (quien posteriormente lo lanzaría a la fama publicando sus cartas y exponiendo sus obras).

La arquitectura

La exhibición permanente se encuentra dispuesta en el edificio principal del museo, diseñado por el arquitecto Gerrit Rietveld. El edificio en sí es particularmente interesante, ya que la visión modernista de Rietveld se hace evidente en las formas geométricas que se combinan en los espacios y contrastan con el estilo del artista al cual hace honor el museo.

Desde su apertura el museo ha sido intervenido por varios arquitectos. Una de las intervenciones más notorias fue la de Kisho Kurokawa, quien diseñó el ala de exhibiciones en 1999. Su firma puede verse en los principios arquitectónicos, donde se mezclan el ambiente con la arquitectura, Japón y Europa, contrastando asimetría con la geometría de Rietveld.

Otra de las intervenciones notorias se realizó hace no tanto: en 2015, la nueva entrada del museo Van Gogh se convirtió en la estructura de vidrio más grande de los Países Bajos.

Comentarios (0)

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.