¿Quien era Vincent Van Gogh?

on Lunes, 25 Marzo 2019. Posted in Holanda

Quien era Vincent Van Gogh - Buendia Tours - Amsterdam

Su nombre no escapa a nadie. Vincent Van Gogh, uno de los pintores más reconocidos en el mundo, arquetipo del artista miserable, creador de algunas de las obras de arte más icónicas. Al pensar en él algunos episodios importantes vienen a la mente: una oreja cortada, una noche estrellada, girasoles y algunos autorretratos. Pero la vida de Vincent Van Gogh trasciende a unos pocos eventos y es una cronología interesante de principio a fin, que deja en evidencia muchas de sus decisiones artísticas.

El más grande de los hermanos Van Gogh nació en el pueblo Groot-Zundert en Holanda, el 30 de marzo de 1853. Familia religiosa de clase media alta, Vincent conoció muchos oficios antes de dedicarse a ese que lo haría reconocido mundialmente. A continuación, algunos datos interesantes para acercarnos más a la vida del artista.

Variados oficios

Uno podría pensar que un artista de tal renombre tan solo alcanzó la fama tras una vida de dedicación a la pintura. Sin embargo, no es uno de los detalles más conocidos el hecho de que Vincent solo comenzó a dedicarse a la pintura a los 27 años, y nunca recibió educación formal sobre el oficio. Antes se había dedicado a ser pastor evangélico, siguiendo los pasos de algunos miembros de su familia, así como predicador laico en Bélgica y tuvo algunos trabajos como aprendiz en algunas galerías de arte.

900 obras en 10 años

Van Gogh comenzó a dedicarse a la pintura a los 27 años, y no abandonó su pasión hasta su muerte a los 37. Pintó granjeros, paisajes, escenas de la vida cotidiana. Se pintó a sí mismo y a su dormitorio. Pocas veces hacía retratos, ya que era demasiado pobre como para pagar modelos para sus cuadros (también es por esto que no compraba nuevos lienzos sino que pintaba sobre lienzos ya utilizados). Sin embargo, esto no lo detuvo. En los 10 años durante los que pintó, Van Gogh realizó unas 900 obras, lo cual equivaldría a una obra de arte cada 36 horas.

Escritor en potencia

Si Van Gogh no se hubiera dedicado a la pintura, seguro que la escritura habría sido una buena escapatoria. Cerca de 800 cartas fueron recuperadas de distintos destinatarios, la gran mayoría dedicadas a su hermano menor Theo, quien cuidó de él y lo mantuvo económicamente durante mucho tiempo. Muchas de estas cartas incluyen bocetos de futuras obras así como una puesta en situación a su hermano, como si quisiera rendir cuentas por el dinero que este le enviaba. Muchas otras cartas están dedicadas a artistas colegas, como Paul Gauguin.

Amigos y eminencias

Uno de los mayores confidentes de Van Gogh, además de su hermano, fue el pintor Paul Gauguin. El francés fue una inspiración para Vincent, así como un mentor. Amistades tóxicas sí las hay: existe evidencia de que el tiempo que pasó Gauguin en Arles fue gracias a su hermano Theo, quien pagó a Gauguin por pasar tiempo con Vincent para ayudarlo a sobrepasar tiempos difíciles debido a distintas enfermedades mentales que lo afectaban. Si bien estos se sirvieron de inspiración mutua, e incluso llegaron a intercambiar retratos, las diferencias entre ambos artistas derivaron en uno de los episodios más conocidos sobre su vida…

La famosa oreja de Van Gogh

Existen distintas versiones sobre este evento, aunque de alguna manera todas incluyen a Gauguin. La versión más aceptada es que tras una discusión con Gauguin en 1888, en la famosa casa amarilla donde ambos pasaron un tiempo juntos en Arles, Van Gogh se cortó el lóbulo de la oreja con una hoja de afeitar. Tal vez uno de los detalles más extraños del evento fue el hecho de que luego de cortarse la oreja, Vincent empaquetó el trozo de oreja y se la entregó a una prostituta. Una versión propuesta por historiadores alemanes dice que en realidad fue Gauguin que le cortó la oreja a su amigo y que, para evitar su arresto, ambos difundieron la versión de que en realidad fue automutilación. En todo caso, siempre tendremos un recordatorio de este episodio en su Autorretrato con la oreja vendada

Solo vendió una pintura en vida

El viñedo rojo fue la única obra que Van Gogh vendió en vida, y eso fue unos siete meses antes de su muerte, por 400 francos, en Bélgica. Él se consideraba un fracasado justamente por las batallas que tuvo que atravesar para hacer del arte su vida. La obra más cara vendida durante su vida es el Retrato del Dr. Gachet, vendido por US$ 140.6 millones en 1990.

Una vida llena de penas

Vincent Van Gogh murió a los 37 años en julio de 1890, en un hospital en los brazos de su hermano Theo. Las condiciones aún no están claras. La versión más aceptada cuenta que él mismo se pegó un tiro en el pecho el 27 de julio de ese año, sin ningún testigo presente, mientras pintaba en el campo. Según esta versión, Vincent pudo llegar a su albergue en Auvers, donde se estaba quedando. Los doctores que lo atendieron no pudieron quitar la bala porque no había ningún cirujano presente, y la infección causada por la herida le ocasionó la muerte dos días después.

Esta versión no sería de extrañar, dado su pasado de enfermedades mentales que lo atormentaron durante su vida. De hecho, en abril de 1889 ingresó por voluntad propia en un hospital psiquiátrico, donde pintó algunas de sus obras más icónicas, como la Noche estrellada.

Sus últimas palabras para su hermano: “La tristeza durará para siempre”.

Es famoso gracias a su cuñada

Tras una vida de poco reconocimiento, fue su cuñada Jo, esposa de Theo (quien murió tan solo seis meses después que Vincent) la encargada de convertir a Van Gogh en un artista de renombre. No solo exhibió sus obras de arte, sino que también publicó las cartas que Theo tan celosamente guardaba en una alacena. Van Gogh comenzó a ganar notoriedad unos 11 años después de su muerte, y su fama solo ha ido en aumento.

Diversas películas han sido realizadas sobre su trágica historia. El loco del pelo rojo (1956), con Kirk Douglas, es una de los primeros retratos del artista en la pantalla grande. Loving Vincent, un filme animado y ambientado con la estética que caracteriza las obras de Van Gogh, recibió varias nominaciones y premios por mejor película animada de 2017. Y más recientemente, Van Gogh, a las puertas de la eternidad, de 2018 presenta una revisión de la vida del artista con Willem Dafoe como el atormentado artista.

Comentarios (0)

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

¡Atención! Este sitio usa cookies.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto