Castillos de Holanda

Países Bajos tiene muchos paisajes que son dignos de escenas de cuentos de hadas. Estos paisajes muchas veces son completados por obras hechas por el hombre, como molinos quijotescos o tiernos pueblitos. Ningún cuento de hadas estaría completo sin castillos, por lo cual, a continuación, dejamos una lista de los castillos más bonitos de Holanda.

Castillo Muiderslot

Ubicado en la ciudad de Muiden, en Holanda del Norte, está el castillo Muiderslot. Si han jugado a las cartas con un mazo holandés, entonces su forma cuadrada les resultará conocida, ya que es la ilustración del As en los mazos más tradicionales. Este museo nacional, rodeado por una fosa protectora, está tan cerca de Ámsterdam que es un paseo ideal durante tu visita a la capital de Holanda.

Castillo De Haar

También muy cerquita de Ámsterdam está Utrecht, donde podemos encontrar uno de los castillos más famosos de Holanda: el castillo De Haar. Si algunos detalles de su arquitectura les parecen conocidos es porque a cargo de su diseño estuvo Pierre Cuyper, quien también diseñó el Rijksmuseum y la Estación Central de Ámsterdam. Este lugar ha sido el sitio de fortalezas desde el año 1391, aunque el castillo actual data de finales del siglo XIX.

Castillo Doorwerth

El castillo Doorwerth está localizado en un paisaje ideal: a orillas del Rin, rodeado de valles, bosques y campos que pueden ser recorridos a pie o en bicicleta. Pasear por este castillo es volver a ver su esplendor del siglo XVIII, aunque se trate de una reconstrucción dado que fue dañado durante la Segunda Guerra Mundial. Hoy en día sus murallas albergan tres museos, un hotel y un restaurante. Además, ¡se dice que en él habitan fantasmas! Uno de los castillos más recomendables para visitar en Holanda.

Castillo Doornenburg

Técnicamente, el castillo Doornenburg consiste en dos castillos Holandeses: uno más grande como el principal, y uno más pequeño. Ambos están unidos por un puente de madera, y en su conjunto son considerados uno de los castillos más grandes conservados en toda Holanda. Antes de ser un castillo, en este lugar había una casa fortificada llamada Villa Dorenburc, pero sus fortificaciones fueron ampliadas de tal manera que pasó a ser considerado un castillo.

Castillo Radboud

Este castillo holandés no es de los más antiguos, pero aún así mantiene su encanto. La estructura actual fue construida en 1920 en honor a un rey frisón de nombre Radboud, aunque la construcción original data del siglo XIII, la cual fue construida por orden de Floris V para protegerse de las invasiones de los frisones. Entre su magnífica arquitectura y sus fosas y jardines, el castillo Radboud es una visita para no olvidar.

Castillo de Breda

La ciudad de Breda es hermosa de por sí, pero el castillo que mantiene en su corazón desde el siglo XII ciertamente se lleva parte de la fama. Esta fortificación medieval fue transformada en un palacete renacentista apenas 200 años después de su construcción. En el siglo XVII, el rey Guillermo III de Inglaterra lo renovó nuevamente, y desde entonces ha pertenecido a su familia. El castillo Holandés es solo accesible mediante tours guiados especiales, dado que allí tiene lugar una academia militar.

Castillo Huis Bergh

El castillo Huis Bergh es uno de los más grandes de toda Holanda. Data del siglo XIII, época en la cual era utilizado como fortificación medieval gracias a su fosa y sus grandes murallas. Hoy en día es un museo donde se conservan obras de arte de maestros italianos, así como documentos y manuscritos medievales. Además, es un sitio ideal para organizar bodas.

Castillo Valkenburg

Limburg tiene uno de los pocos castillos construidos en Holanda en sitios elevados del país. Si bien la construcción actual data del siglo XIV, en ese mismo sitio ha habido castillos desde el año 1115. Hoy en día es una ruina protegida como patrimonio nacional, dado que durante la guerra de los 80 años varias balas de cañón devastaron su construcción.

Vesting Bourtange

Su forma de estrella lo hace reconocible desde el aire. Ubicado en Groningen, este famoso castillo de Holanda fue construido por el mismo Guillermo de Orange durante la guerra de los 80 años como un bloqueo entre los Países Bajos y Alemania. Los baluartes en punta servían para desviar fuego de cañón y como puntos de vigilancia panorámica de la zona. En 1851 fue abandonado por las fuerzas militares y convertido en un pueblo funcional, así como un museo al aire libre.

Slot Loevestein

El castillo Slot Loevestein está ubicado entre los ríos Maas y Waal, en Holanda. Fue construido entre 1357 y 1397 por un caballero llamado Dirc Loef van Horne. Su estrategia: servir como punto de control (y peaje) para los comerciantes que viajaban entre los dos ríos. Durante la guerra de los 80 años el castillo holandés fue robustecido con el fin de ser utilizado como fortificación. En 1619 fue convertido en una prisión política, cuyas celdas encerraron a algunos de los rebeldes más renombrados del folclore neerlandés.

Paleis Het Loo

Guillermo III de Inglaterra y su esposa, María II, construyeron el Paleis Het Loo entre 1684 y 1686 en Holanda. Visitarlo de pies a cabeza en el presente puede llevar al menos medio día, dado que en su interior podemos encontrar un museo nacional, galerías de obras de arte y bibliotecas pertenecientes a la familia Orange-Nassau y muestras de mobiliario original. A su vez, allí también está ubicado el Museo de la cancillería de las órdenes de caballeros neerlandesas, el cual contiene libros, decoraciones, medallas y otros elementos relacionados con esta parte de la historia. El jardín barroco de este castillo Holandés está considerado el “Versalles de Holanda” dada la simetría con la que fue construido, las estatuas y las fuentes que lo componen, son una parte indispensable de la visita.